Resultados

Igualdad de oportunidades como valor social fundamental de la UE

La igualdad entre mujeres y hombres es uno de los valores fundamentales de la UE. Sin embargo, aunque la igualdad de género ha sido un fuerte compromiso de la UE, las desigualdades persisten en varias áreas. Las barreras persistentes a menudo son indirectas, difíciles de discernir, causadas y mantenidas por fenómenos estructurales y representaciones sociales, particularmente resistentes al cambio.

La igualdad de oportunidades, como uno de los objetivos de igualdad de género, se basa en la lógica de que toda una gama de estrategias, acciones y medidas son necesarias para corregir las desigualdades persistentes y arraigadas que socavan las oportunidades de las mujeres y afectan a la sociedad global.

Por ello, el proyecto Women can Build despliega diversas acciones y herramientas dirigidas a intervenir en los principales actores involucrados en la integración de la mujer en el sector, desde la puerta de acceso (la formación) hasta el ámbito de desarrollo de la actividad (las empresas).

Los principales resultados de un estudio del Instituto Europeo para la Igualdad de Género (EIGE, 2017) muestran que el progreso en la igualdad de oportunidades tiene un impacto positivo en las personas y en la economía en general.

En este sentido, el estudio confirma que las mejoras a la igualdad de género generarían hasta 10,5 millones de empleos adicionales para 2050 y la tasa de empleo de la UE también se vería afectada positivamente alcanzando casi el 80% del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita de la UE y podría aumentar hasta casi el 10% para 2050. Esta situación sería particularmente significativa en los sectores económicos muy sobrerrepresentados por hombres (como la industria de la construcción), que tienen mucho margen para mejorar su nivel actual de igualdad de género y, por lo tanto, tienen mucho que ganar.

Relevancia europea

No es la primera vez que se pretende vincular a las mujeres al mercado de trabajo del sector de la construcción, pero habitualmente se ha intervenido a nivel local.

La especial relevancia de este proyecto deviene de su ámbito de actuación, con la participación de seis países europeos: España, Portugal, Italia, Francia, Bélgica y Alemania. A pesar de las especificidades de cada país, la historia de las mujeres en la construcción es similar.El presente proyecto puede ser una gran historia de éxito con impacto a nivel europeo, con probabilidad de ser transferido a otros países e instituciones independientemente de si están o no vinculados al proyecto.

Por otro lado, los centros de formación participantes en el proyecto pertenecen a la red europea Reforme, y están vinculados a autoridades públicas y participados por agentes sociales del sector.

Nuevos métodos y enfoques educativos sensibles al género

La metodología de capacitación y las rutas de aprendizaje se reconfiguran bajo el concepto de igualdad de género contando con las mujeres en el diseño, la producción y la evaluación de los productos intelectuales.

Los centros de EFP contarán con nuevos métodos de educación y capacitación para abordar la inclusión de las mujeres y la igualdad de oportunidades, mediante enfoques, recursos y la capacitación con enfoque de género.

Las empresas podrán mejorar su capacitación interna desde una perspectiva de género, con el fin de dar la bienvenida adecuada e integrar a las mujeres en la obra.

Disponibilidad de recursos

A medida que los resultados públicos de las diferentes fases del proyecto Women can Build finalicen, se irán publicando en esta sección.

Menú